· 

FASCITIS PLANTAR

La fascia plantar es una aponeurosis engrosada que se origina en la tuberosidad medial del calcáneo mediante una unión osteoaponeurótica (región más vulnerable) y se extiende hasta el arco plantar anterior, articulaciones metafarsofalángicas y ligamentos plantares. Se encuentra formada cinco bandas de fibras organizadas longitudinalmente que se dirigen desde el calcáneo hacia antepié, presentando un marcado interés biomecánico.

La fascitis plantar, también llamada talalgia plantar, es un trastorno doloroso del retropié que se localiza en la parte inferomedial del talón, zona de gran complejidad histológica y de gran acúmulo de receptores sensitivos. Por tanto entenderemos la fascitis plantar como la inflamación del tejido conectivo que sostiene la planta del pie.

Dicha inflamación se produce cuando la fascia sufre una distensión, un desgarro o una rotura. Entre las causas más comunes la principal son los microtrautismos producidos por una sobrecarga o fatiga, aunque actualmente no está totalmente esclarecido.

Podríamos incluso afirmar que tal inflamación conduce con el tiempo (cronificación) a una degeneración facial y necrosis progresiva con características inflamatorias (fasciosis) más que una simple inflamación (fascitis).

La clínica de la de fascitis plantar se basa en la aparición gradual de dolor en zona inferior del talón que es mucho mayor con los primeros pasos tras despertarse, la bipedestación mantenida o la marcha prolongada. El dolor tiende a disminuir con la actividad pero empeora al final del día. El dolor suele irradiarse, y es infrecuente que se asocie a parestesias nerviosas.

En la fascitis plantar, el dolor se suele localizara punta de dedo en el tubérculo medial del calcáneo, a nivel del origen de la fascia plantar (unión osteoaponeurótica). No obstante, los pacientes pueden tener molestias a lo largo de cualquier punto de la fascia plantar.

La dorsiflexión pasiva del tobillo y extensión de los dedos del pie (estiramiento) tensará la fascia plantar y exacerbará los síntomas. De igual manera, se producirá dolor al poner en tensión resistida la musculatura flexora plantar de tobillo y flexora de los dedos.

 

REFERENCIAS:

1.    Rodríguez Rivero A, Mayordomo Acevedo R. Revisión sistemática de la eficacia de la electrolisis percutánea en el tratamiento de tendinopatías en la extremidad inferior. Rev Española Podol [Internet]. No longer published by Elsevier; 1 de julio de 2017 [citado 15 de junio de 2018];28(2):93-8. Recuperado a partir de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0210123817300403

2.    Rodríguez D, Cerdeño J.D. Fascia Plantar. Fascitis Plantar vs. Fasciosis. Revisión de la terapéutica podológica actual. Revista Internacional del Ciencias podológicas. ISSN: 1887 - 7249 (2010)

3.    Dyck DD Jr, Boyajian-O’Neill LA. Plantar fascitis. Clin J Sport Med. 2004;14:305-9.

4.    Gill LH, Kiebzak GM: Outcome of nonsurgical treatment for plantar fasciitis. Foot Ankle Int 1996;17:527-532.

5.    Wolgin M, Cook C, Graham C, et al: Conservative treatment of plantar heel pain: Long-term follow-up. Foot Ankle Int 1994;15:97-102.